El ‘Cottagecore’ o el auge de una tendencia que se consolidó durante la cuarentena

cottage-core-tendencia-primavera-2021

Durante el tiempo en que el mundo se paró por completo, todos hemos vuelto, de una manera u otra, a nuestras raíces. Hornear un delicioso pan de focaccia, cultivar hierbas aromáticas y hortalizas en un pequeño huerto, entregarnos a la calma de esas actividades slow como escribir, tejer, pintar o hacer manualidades con los peques o lo que simplemente podrían ser formas de pasar el tiempo en que nos tocó vivir encerradas dentro de nuestras casas, es en realidad parte de un movimiento estético mucho más grande que, de hecho, lleva presente desde más atrás. Y que ha ido creciendo conforme la mayoría de nosotras hemos ido buscando una más que necesaria vía de escape frente a la incertidumbre en los primeros estadios de la pandemia.

cottage-core-tendencia-primavera-2021prettylittlefawn

cottage-core-tendencia-primavera-2021melisekrem

cottage-core-tendencia-primavera-2021parisbellagarsiia

Cottagecore, más allá de una bonita y poética estética

Esta tendencia se llama ‘Cottagecore’ y es la culpable de que, cada vez más, nuestro feed se llene, literalmente, de imágenes que recrean bucólicas escenas de mujeres en el campo ataviadas con vestidos de reminiscencias campestres y románticas. Pero no solamente de moda vive esta estética, sino que se trata de un movimiento que reivindica la vuelta a una vida más sencilla y sostenible, en armonía con la naturaleza, y se extiende a la decoración, la cocina, la jardinería, la manera de trabajar en remoto o pasar las vacaciones, en busca de grandes espacios naturales al aire libre y sus incontables bondades. Como afirma la fundadora de la firma de decoración, Wovn Home, Davina Ogilvie, estéticamente el ‘cottagecore’ es un ‘guiño al estilo tradicional de la campiña inglesa, romántico y nostálgico’.

cottage-core-tendencia-primavera-2021cottagecoreblackfolks

cottage-core-tendencia-primavera-2021briesoldo

cottage-core-tendencia-primavera-2021littlewomenatelier

Así pues, es fácil caer en la cuenta de por qué necesitábamos ese maravilloso vestido largo de estampado floral, o por qué nos va apeteciendo más hacer planes en entornos naturales o incluso vivir como si formáramos parte de una pintura pastoril. Aunque como tendencia estética pura y dura tiene su origen temprano en el año 2017, la mayoría de las expertas coincide en que este movimiento tomó su verdadera forma en 2019, gracias a su popularidad en plataformas como Tik Tok, por lo que la ‘Gen Z’ es una gran defensora de sus postulados como reacción al capitalismo y al tiempo cada vez mayor que pasamos frente a una pantalla, pero también con un interés creciente en la sostenibilidad y el bienestar, en la idea más amplia de consciencia social.

cottage-core-tendencia-primavera-2021cottagecoreblackfolks

cottage-core-tendencia-primavera-2021ladyofthecanyonvtg

cottage-core-tendencia-primavera-2021cottagecoreblackfolks

En este sentido, incluso se ha producido un despertar colectivo que nos lleva a la inclusión de otros cánones raciales de belleza: a la idea generalizada de la mujer blanca delgada con una cesta de mimbre con huevos de granja colgada del brazo como protagonista de estas estampas ideales (no olvidemos que las definiciones de ‘Cottagecore’ nos evocan la etapa colonial de la Europa blanca), responden enérgicamente ciertas cuentas de Instagram como Cottage Core Black Folks, que reivindican la presencia de mujeres con diferentes tonos de piel, diferentes tallas y formas, así como distintos géneros y orientaciones sexuales.

cottage-core-tendencia-primavera-2021cottagecoreblackfolks

cottage-core-tendencia-primavera-2021cottagecoreblackfolks

El vestido floral romántico y el cesto, el Cottagecore más puro

Si queréis comprobar su alcance dentro de las redes sociales basta con teclear en la caja de búsqueda #cottagecore para a continuación obtener una avalancha de estampas idílicas, a las que las influencers han contribuido con ideales picnics en el campo, recogidas (simuladas) de cosechas o simples paseos en busca de ramos de flores silvestres. Y en todas ellas, la estética imperante: vestidos largos o a media pierna que son una increíble explosión de prints florales, volantes dramáticos, escotes renacentistas, mangas farol y detalles de encaje que enmarcan con delicadeza las formas femeninas. Sin olvidar, claro está, las cestas y los capazos de mimbre.

Ya me tienen salivando, literalmente, así que he preparado para vosotras una selección de las prendas y complementos con la que podremos comenzar nuestra cottage season 😉 ¿Os animáis?

Maggie Sweet

Real Fábrica   Love Shack Fancy
Rixo 
Water every SundayHouse of CB    MangoKayu

&Other Stories

Dôen

¿Habíais leído sobre esta tendencia masiva? ¿Tenéis ganas de llevarla a cabo? ¡Buen fin de semana, chicas!

As we witnessed a bunch of bucolic countryside scenes and beautiful floral and lace dresses popping up in our social media feeds, you have to know that this fact is not casual and actually is part of something bigger. Described as a big movement hearkening back to rural, slow life, skills, and crafts, Cottagecore aesthetic is on the rise: in its pure concept, it embraces a simpler, sustainable existence, more harmonious with nature, a reaction against capitalism and our increasing time spent in front of a screen.

According to Davina Ogilvie, founder of Wovn Home, aesthetically, it’s a nod to the traditional English countryside style, romantic and nostalgic, therefore it’s easy to realize that we’ve been craving for those Laura Ashley floral print dresses for one reason, but especially looking forward to emulate those fashion influencers in romantic dresses that have been partaking idyllic picnics in the countryside, while they keep their essentials in gorgeous baskets and straw bags. All of this is depicted here below, in a special selection of cottagecore picks I’ve prepared for you, hoping that you’ll be able to embrace them very soon.

Fotos: Instagram.

Seguro que te interesa...

7 comentarios

  1. Quea muy bonito visto aquí pero pienso que es otra corriente estética vía red social porque nunca he visto a nadie tan monísima en el campo, ni paseando, ni de picnic. La semana pasada fue la romería de mi ciudad y aunque no se celebró de forma multitudinaria sí que algunos grupillos de amigos y familiares se unieron, el estilismo generalizado: chándal, jeans, mallas, deportivas y poco más. Aunque tampoco he visto nunca como aparece en las películas ninguna viejecita con pamela y cestita de mimbre arreglando sus petunias. ….

  2. No me había percatado de ésta tendencia, desde luego tanto las fotos como los looks son súper bonitos.
    Besos.

    Gemeladas

  3. Sin ninguna duda! de hecho, tengo varios vestidos que ya uso, algunos de Mango y me encanta. A veces los combino con otros bolsos para ir a trabajar, incluso. me suben el ánimo y me hacen sentir cierta paz…

  4. Muy buen comentario el de María, me ha hecho mucha gracia y es muy real. Las fotos son preciosas pero no corresponden a la vida real y a nuestros looks para paseos por el campo, donde primará más la comodidad que ir con un vestido precioso con el que no iremos cómodas para pasear o sentarnos en cualquier sitio. Los vestidos florales me encantan. Me hice con el de Zara pero al campo no lo voy a llevar (quizás sólo lo llevaría si quisiera hacerme fotitos monas). Buen finde chicas.

  5. Me rechiflan los vestidos, y las cestas, pero es verdad que con ese look, al campo, vas a hacerte fotos. Muy bueno el comentario de María. Real life.

  6. Maravilloso post!!

    Las sugerencias que das me encantan además que hay firmas que no conocía tanto y ahora creo que me voy hacer muy fan. Me gusta mucho que House Of CB saque vestidos de este tipo.

    La versatilidad de estos vestidos permiten que los llevemos en muchos momentos del día, y no solo para una salida campestre. Que también. Pues no todas las quedadas en el campo o picnics son iguales.

    Enhorabuena por tu post.

  7. Muy buen post, al final el que sigue un blog de estilo/moda es para estar al tanto de tendencias que puedan o no interesar y sirve de guia y ayuda para no vestir siempre con lo mismo, y este post ayuda justo a eso, a que uno pruebe cosas nuevas que antes quizá no se había planteado, +1000

    Por otro lado no entiendo algún que otro comentario, el que quiere ir en chandal es tan libre como el que no lo quiere hacer, y también hay que dejar a los demás ir como quieran y no imponer realidades que creemos que son como a nosotros nos lo parecen, si siguiéramos el ejemplo de ciertos comentarios y no del post la innovación brillaría por su ausencia, pero ok.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.