El pantalón de lana o el nuevo básico de otoño del ‘team’ francés

pantalón-lana-francesas

Poco a poco vamos sumergiéndonos en pequeños retazos de normalidad: se van ampliando los aforos de los lugares públicos, cuando nos movemos por la calle es posible avistar sonrisas y la mayoría de los que teletrabajamos volvemos progresivamente a las oficinas. En éstas me encuentro yo junto con mis compañeros y compañeras estos días, acabamos de estrenar oficinas y muchos de los que nos incorporamos a la compañía durante la pandemia vamos desvirtualizándonos y conociéndonos in situ, al fin.

En principio, y como ya hemos demostrado que somos igual, o incluso más productivos trabajando en remoto, vamos a seguir con una modalidad híbrida, mezclando días de trabajo desde casa con días de ir a la oficina para vernos y socializar. Sin embargo, y a pesar de que el dress code del sector al que pertenecemos y la edad media de la plantilla (30 años) es muy casual (vaqueros y sneakers bienvenidos, ouh yeah), voy a hacer un esfuerzo por recuperar el gusto de arreglarme, aunque sea de vez en cuando, y estos días ando construyendo mi wish list con los básicos que puedo necesitar para pulir más o menos mi estilo cuando se trate de acudir a la oficina.

El pantalón de lana, nuevo hype del armario cápsula

Y uno de ellos es el pantalón al que dedicamos hoy la entrada. Estoy segura de que muchas de vosotras ya lo habéis fichado en cuanto Rouje lanzó su segundo edit de la colección de otoño, pero no puedo evitar hacerme eco del rollazo seventies que exhala. Talle alto, confeccionado en lana de espiga, wide leg y tobillero (modelo Swan) o bien con pinzas y corte masculino (modelo Jeje), según lo concibe Damas, es mi nueva obsesión frenchie, más allá del vestido de lunares burdeos.

Para llevarlo con cuerpos de punto de manga larga, blusas de cuello bobo, cárdigans de mohair cropped, botines pegaditos, bailarinas de tacón bajo, Mary Janes con o sin plataforma, incluso botas altas por fuera, creo que escogiéndolo en un tejido de buena calidad es una suerte de básico imprescindible con el que armar nuestro armario cápsula de temporada, ya sea de oficina o no.

Como me inspira muchísimo, me han salido estas combinaciones con ellos, concretamente con el modelo Swan, de corte culotte tan vigente estas últimas temporadas.

¡Ya me decís qué os parecen y si os veis con ellos en la oficina, los fines de semana, en cualquier evento, etc.!

Gradually we’re getting into little scraps of normality as capacity is being increased in public places, we can barely see any mask on the street and most of people are getting back to offices from their WFH mood. My case actually! So that I’m building my wish list with some essentials I need to wear to the office, such as this pair of gorgeous wool trousers, perfect to add a French vibe to any working outfit. Hope you find the right inspiration with some ensembles I’ve made with them!

Fotos: Instagram.

Seguro que te interesa...

6 comentarios

  1. En color tostado, de pinzas y sin raya diplomática. Sí son gris marengo o azul marino sí a las rayas.

  2. ¡Gracias por chivarnos las versiones low cost! Me encantan los pantalones de Rouje… pero se van un poco de presupuesto.
    El estilo que propones hoy tiene un rollazo increíble.
    ¡Más propuestas, por favor!

  3. Me encanta ese estilo de pantalón, llevamos tanto tiempo con los vaqueros encima que apetece un pantalón de corte más formal, aunque lo llevemos en looks casual. Lo único, que voy a buscarlo con la pata menos ancha y un pelín más largo, no tan tobillero.
    Tus sugerencias de calzado me gustan, en mi caso, seguramente, lo lleve con botín y voy a probar las botas altas por fuera.¡Feliz semana!

  4. Muy chulo…pero mi obsesión es un pantalón de lana y lino de Acne Studios de hace unas temporadas…quizá se pueda encontrar de segunda mano 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.